‘Sublet’: El drama gay lucha por establecer una conexión


Con ondas, no olas, de ternura y pasión, Sublet (★★☆☆☆), el último largometraje del autor israelí Eytan Fox (Yossi & Jagger), indica un profundo encuentro de almas gemelas que no se registra realmente en la pantalla.

Michael (John Benjamin Hickey) y Tomer (Niv Nissim), la pareja central de la película, se enzarzan en bromas secas y ligeramente coquetas casi desde el principio de su relación como turista y anfitrión. Michael, un escritor de viajes gay, casado y de mediana edad, que trabaja para The New York Times, subalquila el apartamento de Tomer, nativo de Tel Aviv, en el “barrio más cool de la ciudad”, según el veinteañero aspirante a cineasta.

Rodada con una luz dorada y natural, con sus ritmos metropolitanos sobre la evocadora partitura de Tom Darom y Assa Raviv, la ciudad tiene su encanto.

Dos de cinco con poco menos que una historia

El apacible Michael parece menos preocupado por encontrar lo que mola de Tel Aviv que por buscar una exploración conmovedora de los placeres únicos y ocultos de la ciudad, tal y como los ha comisariado un lugareño.

Perfecto: Tomer no tiene nada mejor que hacer, y ningún lugar mejor para alojarse que su propio apartamento, así que se queda en su casa, mientras le enseña a Michael su Tel Aviv.

En una incursión de sangre caliente en los viajes al extranjero, este escenario podría llevar a cualquier número de direcciones felizmente pervertidas, o hacia un apasionante suspenso de “lo harán” o “no lo harán”.

Pero Michael, a pesar de encontrar atractivo al guapo y despreocupado israelí, mantiene una distancia profesional de buen gusto. A veces, es demasiado estudiado para ser creíble.

“Realmente no entiendo esto”, declara, viendo a Tomer navegar por el equivalente israelí de Grindr. “Pedir sexo como una pizza”. En lugar de parecer simplemente opuesto a la idea de las relaciones sexuales a la carta, parece extrañamente inconsciente del comportamiento masculino gay para un neoyorquino adulto con un marido y un titular del Times.

La mediana edad


Hickey, que dota al escritor de una discreta melancolía, no traiciona mucho más allá de eso, trabajando a menudo en primeros planos de reacción que dejan a Michael mirando en silencio a su atractivo anfitrión. Nissim, en su primer papel en un largometraje, es cálido y observable, aunque no consigue convertir a Tomer en algo más que una fantasía de mediana edad de un público cautivo.

Durante gran parte del tiempo que pasan juntos, Michael parece generalmente reprimido y abatido, y no es un compañero de gira especialmente vigoroso. Sin embargo, el guión, de Fox e Itay Segal, exige a Tomer que encuentre una fascinación infinita en el tibio encanto burgués de su invitado.

Con frecuencia, Michael señala con interés lo “interesante” que le parece esto o aquello, sin añadir mucho interés él mismo. Se supone que es una broma, pero resulta más bien un autocomentario involuntario.

Si se le da la oportunidad de soltarse de vez en cuando, Michael suele recular y prefiere mantenerse al margen, observando las animadas interacciones de Tomer con una leve diversión o una inexplicable tristeza. Hasta que nos enteramos de la buena razón por la que oculta sus emociones detrás de sonrisas melancólicas y miradas persistentes.

Su gran momento de confesión, que permite que esos muros se derrumben finalmente en una breve muestra de dolor crudo, podría salvarle de parecer una cita insufriblemente aburrida.

Pero en realidad no explica el efecto que tiene en Tomer.