Los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 serán los más raros de la historia, con más de 160 atletas abiertamente LGBT+ que competirán.

Puede que no parezca una cifra destacable, ya que en Tokio compiten unos 11.000 atletas, pero representa un cambio sorprendente, y es más que el número total de atletas que no son gay en todas las demás Olimpiadas juntas.
Hasta 2008, eran muy pocos los atletas abiertamente LGBT+ que habían participado en los Juegos Olímpicos, pero las cosas han empezado a cambiar lentamente.

Los Juegos Olímpicos de Río de 2016 fueron una ocasión trascendental para la comunidad LGBT+, con parejas de lesbianas compitiendo juntas, propuestas y representación trans, aunque solo en la ceremonia de apertura.

Aquí reflexionamos sobre siete momentos queer de la historia de los Juegos Olímpicos.

Robert Dover fue el primer atleta abiertamente gay en competir en los Juegos Olímpicos

En 1988, Rovert Dover hizo historia al convertirse en el primer atleta abiertamente gay en competir en los Juegos Olímpicos.

El ecuestre estadounidense causó sensación en los Juegos Olímpicos de Seúl cuando se identificó casualmente como “el chico gay judío simbólico del equipo olímpico estadounidense” al hablar con los periodistas.

En declaraciones a Outsports en 2020, dijo: “La gente se reía, pero tenía mucha prensa siguiéndome. Y lo mismo con el 92 y el 96. Tuve mucha prensa porque… era alguien que no tenía miedo de hablar de ser abiertamente gay en el deporte olímpico”.

Matthew Mitcham se convirtió en el primer deportista olímpico que ganó el oro con su novio animándole

Matthew Mitcham, clavadista, se ganó el corazón de la gente queer de todo el mundo cuando se llevó la medalla de oro para Australia en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Mitcham, que ya se ha retirado, declaró su homosexualidad poco antes de los Juegos Olímpicos en una entrevista con el Sydney Morning Herald.

Fue un momento significativo para los maricas que lo veían en casa, cuando vieron al entonces novio de Mitcham entre la multitud, animándole.

La jugadora de rugby Isadora Cerullo fue propuesta por su novia en los Juegos Olímpicos de Río

Isadora Cerullo formó parte de la selección brasileña que se quedó fuera por poco de las rondas eliminatorias de los Juegos Olímpicos de Río en 2016, pero el evento fue increíblemente especial para la jugadora de rugby.

Fue noticia en todo el mundo cuando su novia, Marjorie Enya, tomó el micrófono y pronunció un emotivo discurso. A continuación, Enya le propuso matrimonio a Cerullo, y las imágenes de la pareja besándose y abrazándose dieron la vuelta al mundo.

En declaraciones a la BBC Sport, Enya dijo que no estaba nerviosa por pedirle matrimonio a Cerullo en un foro tan público.

“Quería demostrar a la gente que el amor gana”, dijo.

Las jugadoras de hockey lesbianas se convierten en la primera pareja casada que juega junta en los Juegos Olímpicos

Helen y Kate Richardson-Walsh hicieron historia en los Juegos Olímpicos de Río 2016 por un motivo insólito: se convirtieron en la primera pareja casada que compite junta en las Olimpiadas.

Las mujeres jugaron juntas en el equipo británico, abriendo un nuevo camino para la representación LGBT+ en el deporte en el proceso.

En declaraciones a The Sun, Helen dijo que querían que su relación fuera vista como “algo normal”.

“No estamos gritando, es parte de lo que somos”, añadió Kate.

Tom Bosworth, del equipo británico, le propuso matrimonio a su novio en los Juegos Olímpicos de 2016

En 2016, Tom Bosworth, marchador del equipo GB, le propuso matrimonio a su novio en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, adonde había viajado para competir en los Juegos Olímpicos.

Bosworth compartió la feliz noticia en las redes sociales, escribiendo: “¡¡¡Ha dicho SÍ!!!”

El marchador le propuso matrimonio a su novio poco después de que Isadora Cerullo y Marjorie Enya tuvieran su momento especial.

El atleta gay Amini Fonua defendió la igualdad de la mejor manera posible

El nadador abiertamente gay Amini Fonua, que compitió en los Juegos Olímpicos de 2016 por Tonga, mostró su apoyo a la comunidad LGBT+ llevando un bañador especial que le regaló el Centro LGBT de Los Ángeles.

“Tener las palabras ‘gay y lesbiana’ sobre mi trasero es mi forma de anunciar mis queernas para que el mundo de la natación las vea”, dijo Fonua en su momento.

Lamentablemente, a Fonua no se le permitió llevar el bañador en las 100 yardas braza, pero aun así se aseguró de mostrarlo para promover la igualdad en los entrenamientos.