Abdelrahman Al-Garrash acusa a gays y lesbianas de terrorismo porque se comportan peor que los animales. Por lo tanto, el Estado debe luchar contra las minorías sexuales, es parte del fatidico proceso político de Arabia Saudí y homosexualidad.

Arabia Saudí y homosexualidad, según el sociólogo saudí Abdelrahman Al-Garrash

El sociólogo saudí Abdelrahman Al-Garrash describió a los gays, bisexuales y las lesbianas como terroristas a los que hay que combatir en un debate en el canal estadounidense financiado por el Estado en lengua árabe Al-Hurra. 

De este modo, contradijo la demanda de Wajih Al-Assad, un activista saudí residente en la capital estadounidense, Washington, que pedía la legalización de la homosexualidad. La emisión del 20 de julio fue traducida por la organización no gubernamental Middle East Media Research Institute (MEMRI), con sede en Washington; Memri analiza los medios de comunicación en Oriente Medio.

Arabia Saudí y homosexualidad: pervertidos desde una perspectiva ideológica, religiosa e incluso humana

“Es una perversión de la naturaleza humana”, declaró Al-Garrash, refiriéndose a la homosexualidad. “Incluso los animales, que son inferiores a los humanos, están demasiado asqueados para hacer esas cosas. No entiendo por qué Wajih quiere legalizar a esos pervertidos. Son pervertidos desde una perspectiva ideológica, religiosa e incluso humana”. 

Luego exigió: “Si alguien rebaja su nivel ideológico y humano a un nivel inferior al de los animales, entonces debería ser declarado terrorista”.

Arabia Saudí y los Estados del Golfo han demostrado que pueden luchar con éxito contra las drogas y el terrorismo, continuó Al-Garrash. “Ahora estamos en una nueva guerra ideológica contra estos pervertidos ideológicos y sexuales. […] Al igual que luchamos contra el terrorismo y las drogas, deberíamos luchar contra los homosexuales”. 

Dijo que hay que dejar claro que los homosexuales amenazan a la sociedad. “No tienen cabida entre nosotros, en el mundo árabe, en la península arábiga y entre los pueblos del Golfo”, dijo el sociólogo.

Se castiga con la muerte 

El reino intenta prohibir todo signo de vida queer en la esfera pública. Esto tiene consecuencias muy peculiares: recientemente se confiscaron juguetes y ropa infantil con los colores del arco iris

También se prohíben las películas en las que aparece de pasada un beso entre personas del mismo sexo; la más reciente es la película de animación estadounidense “Lightyear”.

Las declaraciones de Al-Garrash sobre la homosexualidad en el mundo animal son erróneas, por cierto. Una y otra vez se informa sobre el amor entre personas del mismo sexo en la fauna: por ejemplo, sobre la tortuga gigante Jonathan, de 190 años de edad y aún sexualmente activa, o sobre los pingüinos gay en los zoológicos.