Según un informe del “Schleswig-Holsteinischer Zeitungsverlag”, el Tribunal Regional de Flensburg falló el miércoles a favor del activista LGBTI y ateo de 22 años Amed Sherwan en su disputa con Facebook. La demanda fue motivada por el bloqueo de una imagen compartida en Facebook e Instagram que mostraba un montaje fotográfico de un gay besándose frente a la Kaaba en La Meca. En la imagen prohibida aparecen Sherwan y el activista Mohamed Hisham.

Inicialmente, Facebook había bloqueado a Sherwan por completo el pasado mes de diciembre; poco después, tras su desbloqueo, la imagen de la Kaaba dejó de ser visible, ya que el activista había violado supuestamente las “normas de la comunidad”. Facebook había enumerado varias razones para su acción. Por ejemplo, en un principio se pensó que la presencia en Facebook era un perfil falso. Entonces, Sherwan fue acusado de “incitación al odio” porque, tras muchos correos electrónicos amenazantes, había escrito a los “hermanos pakistaníes” que su perfil de Facebook no podía ser hackeado (“Ni siquiera tu Alá podrá hackearlo. […] No voy a quitar la foto. Hay que aprender a lidiar con el amor en todas sus coloridas variaciones”). En respuesta, Sherwan pidió a Facebook que emitiera una carta de cese y desistimiento punitiva el 31 de diciembre, pero la empresa se negó a firmar.

En su decisión, el Tribunal Regional aclara que las supuestas violaciones de las normas comunitarias no son en absoluto suficientes para eliminar contenidos o desactivar perfiles en las plataformas de medios sociales. El juez Mey Bauer criticó a la corporación por bloquear inicialmente al demandante sin dar ninguna razón. Por lo tanto, la filial europea de Facebook, con sede en Irlanda, debe cargar con las costas del procedimiento y responder de su conducta.

El abogado de la AfD representó a los opositores de la AfD

Sherwan recibió el apoyo de la Fundación Giordano Bruno y del Instituto de Derecho de la Visión del Mundo (ifw). Como representante legal actuó el conocido abogado de Hamburgo Joachim Steinhöfel, al que muchos todavía conocen como abogado de la televisión RTL de los años noventa. Mientras tanto, Steinhöfel se ha dado a conocer principalmente como defensor de activistas de extrema derecha, como el homófobo Akif Pirinçci. El año pasado también representó al comité ejecutivo federal de la AfD ante el Tribunal Regional de Berlín. Sin embargo, para su actual juicio, el hombre de 58 años se hizo una foto con Sherwan, un opositor declarado de la AfD, mientras este llevaba una camiseta del “FCK AFD”.

En Facebook, de entre todos los lugares, Sherwan celebró su éxito diciendo: "Estoy muy contento por esta importante señal para la libertad de expresión en la red: ¡no se debe permitir que una turba religiosa se salga con la suya con sus ideas misántropas en Facebook! ¡Un beso no es un crimen!"

Desde hace algún tiempo, las redes islamistas intentan silenciar las voces críticas en las redes sociales, comentó la Fundación Giordano Bruno. Esto ocurre no solo a través de amenazas de muerte e insultos, sino también a través de campañas de denuncia dirigidas y orquestadas que conducen al bloqueo de perfiles. Los perfiles de los ex-musulmanes y los críticos del Islam se ven especialmente afectados.

Argumento” de Facebook: ir a Youtube

Según un comunicado de prensa de la fundación, Facebook argumentó en su respuesta a la demanda que las violaciones de los derechos humanos de los homosexuales eran un “problema grave“. Sin embargo, los activistas no necesitan articularlo en Facebook o Instagram, ya que existen numerosas “plataformas online alternativas” para ello, por ejemplo el portal de vídeos Youtube, que pertenece al grupo Google.

Sherwan llegó a Alemania como un joven refugiado. Tuvo que huir de su patria iraquí porque quería abandonar la comunidad religiosa musulmana. Los antecedentes: cuando salió del armario como ateo ante sus padres a la edad de 15 años, estos alertaron a la policía. Como resultado, Sherwan fue detenido y torturado. En 2015, finalmente logró huir a Alemania. Se le concedió asilo por motivos religiosos.

Desde entonces, ha sido un firme defensor de los derechos civiles, especialmente del derecho a no ser creyente. El heterosexual también se ha involucrado en los derechos LGBTI durante años. En 2018, por ejemplo, su campaña “Alá es gay” en el CSD de Berlín causó un gran revuelo -por lo que el entonces joven de 19 años recibió amenazas de muerte-.