La organización benéfica británica para jóvenes LGBTQ sin hogar AKT publicó los resultados de su encuesta anual, que se centra en “las voces y experiencias de los jóvenes lgbtq+ que se han enfrentado a cualquier forma de falta de hogar en los últimos cinco años”.

De los 161 jóvenes que respondieron, casi una quinta parte (el 17%) declaró haber tenido que practicar el sexo ocasional para tener un lugar donde alojarse mientras no tenía hogar, mientras que el 16% de los jóvenes declaró haber ejercido el trabajo sexual por no tener hogar.


Más de una quinta parte (22%) de los jóvenes había consumido drogas por primera vez debido a su condición de sin techo, mientras que más de una cuarta parte (29%) había empezado a beber para hacer frente a su condición de sin techo.

Una gran mayoría (85%) de los jóvenes dijo que estar sin hogar les había hecho preocuparse por el dinero, a lo que se suma que el 42% informó que su falta de hogar había afectado a su capacidad para conseguir o mantener un trabajo.

Parentescos

En cuanto al apoyo de la familia, los datos de AKT son difíciles de leer. Solo el 13% de los jóvenes LGBTQ sintieron que sus padres o padrastros les apoyaban mientras estaban sin hogar, y solo una quinta parte (21%) se sintió apoyada por sus hermanos.


La mayoría de los jóvenes dijeron que la culpa era de la falta de concienciación de su familia sobre los temas LGBTQ, mientras que casi la mitad (46%) también dijo que la interpretación de la fe de su familia era la culpable de la falta de apoyo.

“Fueron muy explícitos en su creencia de que cualquier persona que fuera homosexual no tendría cabida en su cultura, en la familia y en la sociedad“, dijo un joven a AKT.

Otro dijo que su familia “no me habla por teléfono, solo me manda mensajes de texto porque no quieren ver mi transición”.

Aún más preocupante es el impacto del abuso en la falta de hogar de los jóvenes LGBTQ. Dos tercios (66%) de los jóvenes LGBTQ sin hogar afirmaron que su familia les menospreciaba repetidamente y les hacía sentir que no valían nada, mientras que el 61% se sentía amenazado o asustado por sus familiares antes de quedarse sin hogar.

La mitad de los jóvenes encuestados (51%) dijo que su familia les había impedido expresar su identidad LGBTQ antes de quedarse sin hogar, mientras que la mitad (50%) dijo que temía que expresar su identidad les llevara a ser desalojados.

Más de un tercio (35%) dijo que los miembros de la familia les habían impedido visitar a amigos, parejas u otros miembros de la familia antes de quedarse sin hogar, mientras que una quinta parte de los jóvenes dijo que los miembros de la familia les habían amenazado con sacarles del armario antes de quedarse sin hogar.

Para uno de cada seis jóvenes LGBTQ (16%), los miembros de la familia también les habían obligado a realizar actos sexuales contra su voluntad antes de quedarse sin hogar.

El abuso en las relaciones también fue un problema para algunos jóvenes LGBTQ, ya que una cuarta parte (25%) informó que su pareja los menospreciaba antes de quedarse sin hogar, y una quinta parte (20%) dijo que su pareja los había amenazado o asustado.

A casi una quinta parte (18%) se le impidió ver a sus amigos o familiares, el 5% dijo que temía ser descubierto por su pareja, y el 16% informó de que había sido obligado a realizar actos sexuales contra su voluntad antes de quedarse sin hogar.

F E L P U D O

“Nuestra relación era muy mala”, dijo un joven. “Me llamaba constantemente felpudo y cosas por el estilo y, en general, era realmente horrible conmigo por mis síntomas de trauma”.

Mientras estaban sin hogar, casi tres cuartas partes (74%) de los jóvenes dijeron que habían buscado el apoyo de amigos, mientras que solo el 45% se había dirigido a organizaciones comunitarias.

La encuesta también reveló que los jóvenes LGBTQ desconocían los servicios que tenían a su disposición mientras estaban sin hogar, ya que menos de la mitad (49%) conocía los servicios de apoyo a la vivienda, sólo el 40% conocía los servicios de salud mental y sólo el 16% conocía los servicios de salud sexual.

Tim Sigsworth, director ejecutivo de AKT, y Terry Stacy, presidente de akt, dijeron en el informe que este ponía de manifiesto el “impacto prevalente y peligroso de la falta de vivienda en la salud mental y el bienestar de los jóvenes”.

También destacaron que algunos jóvenes LGBTQ corren un riesgo aún mayor de sufrir los efectos de la falta de hogar y de sufrir discriminación al acceder a los servicios, como los jóvenes trans, los jóvenes discapacitados y los jóvenes de color.

“Debemos replantearnos urgentemente cómo responder y apoyar a los jóvenes LGBTQ+ que se enfrentan o corren el riesgo de quedarse sin hogar”, escribieron. “Creemos que este informe puede ayudar a los proveedores, a los responsables políticos y a los financiadores a tomar decisiones más meditadas que garanticen que el 24% de los jóvenes en riesgo de quedarse sin hogar que se identifican como LGBTQ+ tengan el apoyo que necesitan para evitar quedarse sin hogar de por vida”.

Rick Henderson, director general de Homeless Link, una organización benéfica de apoyo que trabaja con personas sin hogar, dijo que el informe “arroja luz sobre las experiencias de abuso, discriminación y sufrimiento a las que se enfrentan los jóvenes marginados debido a su sexualidad o identidad de género”.

“Está claro que tenemos mucho que aprender y reflexionar sobre las experiencias de los jóvenes LGBTQ+ que se encuentran sin un lugar al que llamar hogar”, dijo Henderson en el informe. “No creo que sea exagerado decir que actualmente estamos fallando a estos jóvenes. Se necesita un cambio, y rápido”.