Soy LGBTQIAP+… y gay – (Lesbiana, gay, bisexual, transexual, queer, questioning, intersexual, asexual, pansexual y plus)



Parece un poco pintoresco decirlo hoy en día, pero soy gay

Hubo un tiempo, que los maricas de cierta edad recordamos bien, en el que proclamar la propia homosexualidad se consideraba algo atrevido y progresista. Pero aquella famosa portada de la revista Time en la que aparecía Ellen DeGeneres junto al titular “Sí, soy gay” apareció hace casi un cuarto de siglo, en 1997.

Ahora, con todos los identificadores utilizados con notable matiz y fluidez por los miembros más jóvenes de la comunidad LGBTQIAP+, la palabra “gay” parece casi anacrónica, una reliquia del pasado. (Como profesor universitario gay declarado a finales de los cincuenta, soy muy consciente de ello).

La comunidad de los Soy Gay

Estoy inmensamente orgulloso de formar parte de una comunidad cuyas expresiones de sexualidad y género son tan amplias, fluidas y diversas que necesitamos ocho iniciales y un signo más para contenerlas. Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, queer, cuestionadores, intersexuales, asexuales, pansexuales, ¡y plus!

El inicialismo que contiene nuestras multitudes comunica al mundo que estamos todos juntos en esto, resistentes que se niegan a ser atados por las reglas y definiciones tradicionales de la hombría o la feminidad o por binarios que no tienen base en la ciencia y la experiencia humana. Proclamar nuestra solidaridad es una parte importante de lo que debería ser el Día Nacional de la Salida del Exterior.

Al mismo tiempo, cuando pienso en mi propia salida del armario, mi homosexualidad a la antigua me sigue llamando también. Tal vez sea porque, para cada uno de nosotros bajo el paraguas de LGBTQIAP+, una de las cosas más importantes que podemos hacer es contar nuestra propia historia. Para mí, esa historia es la de ser gay.

Se trata de sentir durante décadas que tenía que ocultar los enamoramientos y los sentimientos sexuales que llevaba dentro por miedo a que, si revelaba siquiera un indicio de ellos, me pegaran o algo peor. Es sobre los insultos familiares y los acosadores de la infancia que todavía viven dentro de mí, y sobre cómo toda la vergüenza y el silencio de ocultar quién era y lo que sentía tensaron mis relaciones con la familia y los amigos durante años.

También es una historia de memoria política y social

Es sobre los 23 años que pasé sin que la relación más importante de mi vida fuera reconocido por el gobiernol; los incontables días en los que me sentí disminuido cuando los políticos de la corriente principal de ambos partidos declararon abiertamente que las personas como nosotros éramos ciudadanos de segunda clase; el terror del sida antes de que existieran medicamentos que salvaran la vida para tratarlo.

Y es una historia de mi increíble suerte: la reparación de las relaciones familiares en mis propios términos; la inefable alegría de mi relación de 30 años; la maravilla de poder llamar marido al hombre que antes era mi pareja, y que otras personas también lo llamen así. Eso fue algo que nunca soñé que experimentaría en mi vida.

La historia de quienes cuentan que Soy Gay

Sé que mi historia de liberación del armario es incompleta, tanto para mí como para mis hermanos homosexuales de todo el país y del mundo. Los niños homosexuales de este país y otros países de Europa o América, que aparentemente acepta a los homosexuales, todavía viven con el temor de ser descubiertos.

Siguen enfrentándose al acoso de sus compañeros, de los consejos escolares, de las instituciones religiosas y, a veces, incluso de sus familias. Siguen pasando por 13 años de escuela pública sin ver representaciones positivas de personas como ellos.

Muchos adultos mayores queer siguen viviendo con una incidencia desmesurada de adicción y depresión, el corrosivo legado de su trauma homofóbico y transfóbico.

La criminalización de la homosexualidad sigue afectando a muchos de nuestros hermanos gays en todo el mundo, a menudo con consecuencias mortales.

El mundo que desconocemos desde el privilegio de decir con tranquilidad SOY GAY

Y en este país, muchos de nuestros compañeros de la comunidad trans corren el riesgo cada día de sufrir violencia y de que los gobernadores y las legislaturas estatales les quiten sus derechos.

Hace siete años, empecé a escribir unas memorias sobre mi propio viaje para salir del trauma, la vergüenza y el silencio. Desde que el libro salió a la venta en abril, he observado una extraña paradoja en las memorias: A menudo son los aspectos más particulares de una historia los que más resuenan en los lectores.

Tanto los desconocidos como las personas que conozco desde hace años -muchos de ellos no son homosexuales, ni siquiera LGBTQIAP+- me cuentan partes del libro que les han hecho vibrar, aunque no hayan vivido exactamente lo mismo que yo.

Luego, sin pedirlo, compartirán conmigo sus propias historias de presión por parte de sus familias o de la sociedad para ser alguien que no son, o de silenciar sus voces para poder seguir en el mundo, o de mantener una falsa fachada solo para pasar el día.

Y es por ello que todos debemos compartir nuestras historias individuales y diversas, todas las historias gay y todas las demás historias que conforman el arco iris de la comunidad LGBTQIAP+.

No todo el mundo tiene tiempo o ganas de escribir unas memorias. El año que empecé las mías, estaba en paro y tenía mucho tiempo libre. No es necesario escribir un libro para marcar la diferencia.

Si cada uno de nosotros cuenta a un familiar, a un compañero de trabajo o a un amigo su propia y única historia queer, habremos abierto una ventana. Tal vez alguien comparta también su historia, y todos estaremos mucho más cerca de ser un poco más humanos entre nosotros.